CUANDO NACE EL CENTRO CIUDAD DE RAFAELA?

El Centro Ciudad de Rafaela nace el 16 de octubre del año 1932 por el empuje y la necesidad de un grupo de personas que tenía un objetivo fundamental: hacer teatro.

Si se observa la época de su fundación coincide con el gran movimiento de Teatros Independientes que ya había impuesto en Buenos Aires su impronta con el emblemático “Teatro del Pueblo” fundado por Leónidas Barletta y que fue semillero para que en otros lugares de latinoamérica se generaran grupos de personas que se dedicaban de manera independiente a hacer y difundir el teatro.

También podemos considerar que tuvo que ver el hecho de que Rafaela fuera una ciudad o pueblo netamente colonizado por gringos que tenían una marcada tendendencia a agruparse o asosciarse para dar respuestas a distintas necesidades que surgían en la población (Voluntariado del Hospital, Centro Comercial e Industrial, Sociedad Italiana, Sociedad Española, Sociadd Obrera, etc.). El teatro y otras manifestaciones artísticas surgidas como una necesidad deben haber sido tambien impulsores para su fudación.

También el teatro y el canto han sido uno de los elementos culturales más arraigados en los inmigrantes, sobre todo en los italianos que fueron quienes poblaron originariamente nuestra ciudad de manera que no es raro que una importante parte de la población se haya esforzado por concretar la formación de una entidad que difunda y haga teatro.

 SOCIOS FUNDADORES

José Amongero

Valentina Acastello

Juan Lasserre

Emma Lucitelli

Nélida Chiarello

Teófilo Andrés

Ángel Compagnucci

Manuel Codorniú

José Caseilles

Cora Fernández

Pedro Giacosa

Antonio García

Dante Gentili

Francisco La Penna

Matilde Lucitelli

Antonio Terragni

Federico Zapater

Francisco Serrano

Rosendo Ruiz

Mariano Quirós

Altivano Minitti y

Celia Musacchio

EL PRIMER ESPACIO...

Según dice en el programa de mano que se entregó en el acto inaugural de la Sala Lasserre: “Y la institución niña oteó la necesidad del techo.  Fueron sólo dos piezas cargadas ya de nostalgia, patinadas de años, vestidas de gris añejo... ... dentro , una mesa y unas pocas sillas, todas de segunda mano, adquiridas en algo más de diez pesos, pagaderos en módicas cuotas mensuales.  Junto a la puerta lo único nuevo: una placa enlosada con la leyenda en grandes caracteres “CENTRO CIUDAD DE RAFAELA – Cultural – Filodramático – Recreativo”.

Estas dos piezas estaban ubicadas en Bv. Lehmann, donde actualmente está el edificio de la Municipalidad de Rafaela.

Posteriormente y ante el crecimiento de la actividad que desarrollaba surge  la necesidad de contar con un espacio más apropiado y se obtiene en locación el Teatro Victorio Manuel II de la Sociedad Italiana, espacio ideal en el que durante años se realizaron las representaciones teatrales, conciertos, ballets, recitales poéticos, exposiciones de artes plásticas, conferencias, recitales corales, etc. y en el que se recibieron a las más prestigiosas personalidades del teatro argentino y del exterior como así también a importantes representantes de la danza, la música y el canto.

LA PRIMERA OBRA QUE SE ESTRENÓ

Al año siguiente de su fundación se produce el primer estreno del Centro Ciudad de Rafaela con la obra “La Aldea de San Lorenzo” en un arreglo del francés  realizada por el dramaturgo José María García.  Un dato curioso que figuraba en el programa y en la difusión del estreno y que debió haber servido como elemento publicitario que llamara la atención decía que “El vestuario para esta obra, ha sido traído expresamente de la Capítal Federal”.  Para esta puesta había asumido el rol de director Don Mariano Quiróz quien ya en España había manifestado su interés por el teatro y es considerado  por la institución no sólo el primer director sino además el primer maestro de actores con que contó la ciudad.

El éxito de esta propuesta teatral amplió los intereses que habían originado a la institución proponiéndose entonces: “fomentar las inquietudes artísticas; recibir a los artistas que visitaban la ciudad.”

LA CONTINUIDAD

A partir de entonces la labor teatral ha sido continua y el elenco abordó  infinidad de autores nacionales y extranjeros. Habiendo generado a lo largo de estos 78 años más de 150 estrenos por lo que podemos deducir que se estrenaban más de dos piezas al año en algunos períodos.

Se pusieron en escena obras de autores diversos como Jacinto Benavente, Martín Coronado, Alejandro Casona, Osvaldo Dragún, Edmundo Guibourg, Arthur Miller, García Lorca, Goldoni, Vacarezza, Oscar Wilde, O'Neil, Florencio Sánchez, La Ferrere, Arnol Wesker, Green, Jean Cocteau, Michele de Ghelderode, Lermo R. Balbi, Fortunato Nari entre otros muchos.

 LA MÚSICA

El Centro Ciudad de Rafaela fué quien formó la primera Orquesta Sinfónica de la ciudad de Rafaela que dirigieron los maestros Luis Ricci y Nicolás Providenti y creo posteriormente un Coro Mixto con la dirección del maestro Remo Pignoni.

Posteriormente se formó una sub-comisión de Amigos de la Música quienes se abocaron a desarrollar una intensa actividad para fomentar los conciertos y la danza en la ciudad hasta hace pocos años.

En 1981 surge la Agrupación Coral del Centro Ciudad de Rafaela que posteriormente se llamaría “Prof. Rubén Guarnaschelli” en homenaje al gran director y amigo que condujo los primeros pasos del coro y durante muchos años.

LOS NIÑOS

Surge dentro del Centro Ciudad de Rafaela un grupo de actores que representan obras de teatro para niños escritas por Cristina Faraudello de Aimino dentro de un programa denominado REVISTA ORAL y en la que la reconocida escritora trabajó intensamente para su realización decidiendo dedicar una página para a los niños. Ese espacio se denominó “Oralita” nombre que posteriormente tomó  el elenco para seguir trabajando en teatro para niños.

 LA CASA PROPIA

El entusiasta grupo que constituía el Centro Ciudad de Rafaela empezó a soñar por los años cincuenta con la casa propia.  Una quimera inalcanzable pero que nunca dejó de estar presente. Un incendio que destruyó gran parte del teatro de la Sociedad Italiana fue la tragedia necesaria para poner en marcha la concreción del ambicioso proyecto.  Todos los integrantes a los que se sumaron industrias, comercios, otras entidades de la ciudad y la población toda inician la obra en Bv. Lehmann 218 y se logra el objetivo que parecía imposible.

Uno de los ejes motores de la obra fue Don B. Juan Lasserre, actor, director y dirigente de grandes cualidades artísticas y humanas quien fallece poco antes de ver terminada la sala y en cuyo honor se  nomina al teatro.